Mantener sus niveles de azúcar en la sangre en el valor deseado tanto como sea posible puede ayudar a prevenir o retrasar los problemas de salud graves de larga duración. Si bien esto es importante, manejar de cerca sus niveles de azúcar en la sangre también aumenta su probabilidad de presentar niveles bajos de azúcar en la sangre (hipoglucemia). Al nivel de azúcar en la sangre por debajo de los 70 mg/dL se lo considera bajo. Si cree que el suyo está bajo, chequéelo. Si no puede hacerlo, trátelo directamente.

El nivel bajo de azúcar en la sangre, si no se trata, puede ser peligroso; por eso es importante saber qué hacer al respecto y tratarlo de inmediato.

La regla de los 15-15
En el caso de que el nivel bajo de azúcar en la sangre esté entre 55 y 69 mg/dL, auméntelo siguiendo la regla de los 15-15: consuma 15 gramos de carbohidratos y chequéese el nivel de azúcar en la sangre después de 15 minutos. Si todavía se encuentra por debajo de los valores deseados, consuma otra ración. Repita estos pasos hasta que alcance el valor deseado. Una vez que lo consiga, coma una comida o refrigerio nutritivos para asegurarse de que no vuelva a bajar.

La regla de los 15-15
Si su nivel bajo de azúcar en la sangre está entre los 55 y los 69 mg/dL, puede tratarlo con la regla de los 15-15: consuma 15 gramos de carbohidratos; chequéese después de 15 minutos; repita si todavía está por debajo de los valores deseados.

Lo siguiente tiene alrededor de 15 gramos de carbohidratos:

4 onzas (½ taza) de jugo o de gaseosa común.
1 cucharada de azúcar, miel o jarabe (syrup).
Caramelos duros, jellybeans o gomitas (vea la etiqueta nutricional para saber cuántos comer).
3 a 4 tabletas de glucosa (siga las instrucciones).
1 dosis de gel de glucosa (generalmente 1 tubo; siga las instrucciones).
Consejos para tener en cuenta:

Lleva tiempo para que el nivel de azúcar en la sangre aumente después de comer. Dele un tiempo al tratamiento para que funcione. Seguir la regla de los 15-15 ayuda.
Los niños pequeños generalmente necesitan menos de 15 gramos de carbohidratos, especialmente los bebés y los niños de 1 o 2 años. Pregúntele a su médico qué cantidad necesita su hijo.
Usted debe evitar consumir carbohidratos que tengan mucha fibra, como los frijoles o las lentejas, o carbohidratos que también contengan grasa, como el chocolate. La fibra y la grasa desaceleran la velocidad con que absorbe el azúcar.
Chequéese el nivel de azúcar en la sangre a menudo cuando sea más probable que esté bajo, como cuando hace calor o cuando viaja.
Cómo tratar los niveles gravemente bajos de azúcar en la sangre
Al nivel de azúcar en la sangre por debajo de los 55 mg/dL se lo considera gravemente bajo. Usted no podrá tratarlo siguiendo la regla de los 15-15. Además, es posible que no pueda chequearse usted mismo el nivel de azúcar en la sangre ni tratarlo, según los síntomas que tenga. Asegúrese de que los miembros de su familia, amigos y cuidadores conozcan los signos de cuando tiene un nivel bajo de azúcar en la sangre para que puedan ayudarlo a tratarlos si es necesario.

El glucagón inyectable es la mejor forma de tratar los niveles gravemente bajos de azúcar en la sangre. Los kit de glucagón se consiguen con receta médica. Hable con su médico para determinar si debería tener uno. Asegúrese de aprender cómo y cuándo usarlo. Permita que los miembros de su familia y otras personas cercanas sepan dónde guarda el kit de glucagón y asegúrese de que también hayan sido capacitados sobre cómo usarlo.

Es importante que se comunique con un médico para recibir tratamiento de emergencia inmediatamente después de aplicarse una inyección de glucagón. Si una persona se desmaya (pierde el conocimiento) debido a un nivel gravemente bajo de azúcar en la sangre, por lo general se despierta dentro de los 15 minutos después de la inyección de glucagón. Si no se despierta dentro de los 15 minutos posteriores a la inyección, debe recibir una dosis más. Cuando la persona esté despierta y pueda tragar:

Dele una fuente de azúcar de acción rápida (una gaseosa regular o un jugo de fruta).
Luego, haga que coma una fuente de azúcar de acción prolongada (galletas [crackers], queso o un sándwich de alguna carne).
También es importante que amigos, familiares, compañeros de trabajo, maestros, entrenadores y otras personas que usted vea a menudo sepan cómo chequear su nivel de azúcar en la sangre y cómo tratar un nivel gravemente bajo antes de que ocurra.

Tener con usted una identificación médica, (generalmente en un brazalete o una cadena) puede ser esencial para mantenerse sano y seguro. Los técnicos médicos de emergencias están entrenados para buscar una identificación médica cuando están atendiendo a alguien que no puede hablar por sí mismo.

Cuándo llamar al 911
Su amigo, pariente o ayudante debe llamar al 911 si a usted le pasa algo de lo siguiente:

Se desmaya y no hay glucagón disponible.
Necesita una segunda dosis de glucagón.
Recibió glucagón, pero todavía está confuso.
Su nivel de azúcar en la sangre se mantiene demasiado bajo 20 minutos después del tratamiento o no responde a sus tratamientos habituales.
O llame al 911 en cualquier momento en que usted o su amigo estén preocupados porque tiene el nivel de azúcar en la sangre gravemente bajo.

Después de tener un nivel bajo de azúcar en la sangre
Si tuvo un nivel levemente bajo de azúcar en la sangre (entre 55 y 69 mg/dL), puede regresar a sus actividades normales una vez que el nivel haya vuelto al valor deseado.

Después de haber tenido un nivel bajo de azúcar en la sangre, sus primeros síntomas de azúcar bajo serán menos notables por 48 a 72 horas. Asegúrese de chequearse con mayor frecuencia para evitar que vuelvan a bajar demasiado, especialmente antes de comer, hacer actividad física o conducir.

Si usó glucagón debido a un nivel gravemente bajo (54 mg/dL o menos), llame de inmediato a su médico para conseguir tratamiento de emergencia. Si tiene niveles bajos varias veces seguidas (aun si no son graves), también debe decírselo al médico. Quizás quiera cambiarle su plan de diabetes.

Sepa sus valores
Si continúa teniendo episodios de niveles bajos de azúcar en la sangre, comparta con su médico sus registros del azúcar en la sangre, insulina, actividad física y alimentos. Es posible que pueda identificar patrones y ayudarlo a prevenir los niveles bajos al ajustar los intervalos y las cantidades de insulina, actividad física y comidas.